Apps, buscadores y páginas web que nos ayudan a movernos con el coche por la ciudad

Movernos con el coche por la ciudad ya no es una pesadilla gracias a múltiples herramientas tecnológicas que cada vez nos facilitan más los desplazamientos, pudiendo recurrir a una amplia gama de dispositivos que incluyen desde los TomTom hasta los buscadores de parkings, pasando por las soluciones de Google Maps, así como las de un variado catálogo de aplicaciones, cuyas prestaciones puedan llegar a desafiar nuestra imaginación.

TomTom, una apuesta segura con novedades recientes

Este soporte de ayuda a la conducción, que ya es todo un clásico, va perfeccionando sus dispositivos incorporándoles elementos novedosos. Así, en la Feria Automovilística de Ginebra de marzo de 2016 mostró su nueva gama TomTom NavKit que, entre otros avances, incluye la actualización a tiempo real de los mapas, en una tecnología que irá integrada en automóviles de las firmas Fiat, Toyota y Wolkswagen, que incorporarán también el TomTom Traffic, cuyas altas prestaciones a la hora de desplazarse por la ciudad evitando atascos son bien conocidas por los conductores que tienen la suerte de usarlos.

La compañía ya lanzó en noviembre de 2015 sus nuevos modelos de la serie TomTom Go, el 51 y el 61, que aportan mapas en 3D de cualquier parte del mundo, cuya vigencia la firma promete que será permanente ya que se actualizarán de manera gratuita, al tiempo que estos dispositivos mejoran también en la integración con smartphones y tabletas, desarrollando nuevas funcionalidades en el menú principal como los botones ‘llévame a casa’ o ‘llévame al trabajo’.

Google Maps, otro clásico de máxima fiabilidad (casi siempre)

Los mapas de Google Maps garantizan el soporte necesario para la realización de despazamientos, si no por tierra, mar y aire, sí que a pie, bicicleta, moto, transporte público y desde luego en coche. Siempre y cuando nuestros dispositivos no tengan problemas de conexión a Internet, claro. Con todo, tampoco conviene tener una fe tan ciega en Google Maps, como bien sabe una mujer estadounidense que recientemente perdió su casa al ser demolida por error, ya que aparecía en la aplicación con las coordenadas de otro inmueble que se quería derribar. Google Maps es además una aplicación que podemos ver integrada dentro de otros buscadores como por ejemplo este buscador de parking de Empark.

BePark, para evitar sobresaltos en los parkings

Otras herramientas interesantes para desplazarnos por las ciudades son las Apps que nos ayudan a encontrar parking, destacando particularmente entre las mismas BePark, que no solo nos informa sobre los aparcamientos públicos más cercanos a nuestra posición, sino que además una vez que aparcamos nos permite saber el importe que vamos acumulando, permitiéndonos también pagar con el propio smartphone.

My Car Locator, muy apta para desmemoriados

Los conductores más despistados no tendrán que devanarse la cabeza para localizar su coche, ya que esta aplicación les guiará a su vehículo si han guardado su posición al aparcarlo.

Waze, siempre en alerta

Waze es una App articulada a partir de una red de usuarios que comparten información sobre la presencia de controles, radares o cortes por obras. La aplicación tiene además un sistema de alerta que se activa si detecta alguna incidencia en nuestras rutas habituales, recomendando trayectos alternativos.

Kaza Live, por si hay radares

Esta App avisa de la presencia de radares en la medida que lo permite la legislación vigente, al tiempo que su comunidad de usuarios también aporta valiosas informaciones que resultan de gran utilidad si se está al volante.

EOBD Facile, se acabaron las luces misteriosas

Con esta aplicación las luces que nos avisan de alguna incidencia dejan de ser un misterio, ya que cuando se produce alguna avería nos explica perfectamente lo que ha sucedido, aunque para ello requiere de un dispositivo suplementario.

iCar Black Box, la caja negra de los coches

Si se produce un cambio busco de velocidad o dirección, esta App activará una cámara que grabará lo que suceda, siendo una aplicación especialmente valiosa a efectos periciales ya que registrará la localización exacta del hipotético percance, además de sus circunstancias, como por ejemplo la velocidad a la que circulaba nuestro vehículo.

Historia del Metro de Madrid, las claves de una de las primeras infraestructuras del mundo

El Metro de Madrid es una de las infraestructuras básicas de la capital de España. Un espacio vital para las comunicaciones rápidas urbanas y suburbanas y, para muchos madrileños, también un lugar muy familiar. Tan cotidiano que sus extraordinarias características técnicas pasan desapercibidas para la mayoría de su público fiel.

El Metro de Madrid, por ejemplo, tiene la segunda red más extensa de los transportes de su tipo de la Unión Europea, después de la de Londres, y, en la clasificación mundial, también por kilómetros de vías, figura entre los diez primeros, en un destacado octavo lugar con sus 296 kilómetros. Si todas las vías del Metro de Madrid se pusieran unas detrás de otras, la línea imaginaria conectaría la capital de España con la ciudad de Valencia.

El Metro de Madrid supera los 100 años de antigüedad, se inauguró en 1919, siendo, por ese motivo, el segundo de los países de habla hispana tras el de Buenos Aires. El metro madrileño suma 12 líneas y 301 estaciones, 200 paradas para una sola línea, 27 que conectan dos y 10 estaciones que funcionan como intercambiadores para tres líneas. En 21 paradas hay, además, correspondencias con trenes de Renfe y de Cercanías de Madrid. El metro de Madrid opera tres líneas de metro ligero con 9 de las 38 estaciones de esta red de transporte urbano.

También destaca la concentración de esas estaciones, cuya distancia media entre paradas está por debajo del kilómetro. El número de pasajeros que viajaron en 2014 superó los 1,5 millones.

El Metro de Madrid fue uno de los primeros del mundo en el índice de crecimiento entre los años 1995 y 2007, momento que coincidió con un periodo de vitalidad en la economía española que se tradujo en un incremento exponencial de obra pública en el país.

Vagones

También sorprenden otros datos técnicos que son poco o nada conocidos por el ciudadano. Datos como los del número de vagones disponibles del Metro de Madrid para su operar en su red, 2.310, que permitirían trasladar al mismo tiempo y a plena capacidad a un cuarto de millón de viajeros.

Otra curiosidad que pasa desapercibida es la orientación de la circulación a la inglesa del Metro de Madrid, los trenes circulan en su sentido por la vía de la izquierda y no por la de la derecha como en el resto de trenes españoles. Y ésto es así porque hasta el año 1930 no se obligó a los metros españoles, los de Barcelona y Madrid, a circular por la derecha.

Barcelona ya lo había configurado así, pero Madrid nunca cambió el sentido de circulación. El coste del cambio en aquel momento se consideró muy alto para justificar las obras de adaptación. Como curiosidad, los trenes de las líneas de metro ligero de Madrid circulan por su derecha.

Otra curiosidad, en el Metro de Madrid no hay pendientes superiores al 5%, el peso que ejercen los vagones sobre las vías no sobrepasa unos modestos 54 kilos por metro y los radios mínimos de las curvas son de 90 metros, con la excepción del metro ligero. Todo, para aportar seguridad y confort en las líneas cuyos recorridos lo realizan muchos pasajeros de pie en los vagones, pero estos datos permiten también reducir los efectos no deseados del rozamiento en las vías que generan fatiga de los materiales y calor suficiente como para deformar los raíles.

El Metro de Madrid es, por derecho propio, una de las primeras infraestructuras de transporte urbano del mundo. Sus características técnicas lo cuentan.